Author: Paco Polit

“¿Otra vez has remodelado la web, tío?”

Sí. ¿Algún problema? Dudo que algún superviviente de aquella época esté leyendo esto, así que ahí va un pequeño resumen de la historia de este engendro digital que va ya por su tercera transformación. En el año 2006, después de unos meses duros -perder a un...

Peter, hazme caso (a mí)

Necesito sacarme esto de dentro, así que pido disculpas por anticipado por el tono y las palabras gruesas. Pero la situación ha alcanzado un punto en el que, al menos quien esto escribe, ha tenido bastante. En esta santa ciudad repleta de gañanes y aprovechados de...

Cinco trucos para aprender inglés (sin darte cuenta)

A lo largo de la historia, numerosas metodologías docentes han perseguido hasta la saciedad un objetivo que, sobre el papel, podría parecer una quimera: el aprendizaje, fijación y uso práctico de segundas lenguas (es decir, diferentes a la lengua materna) sin necesidad de un esfuerzo...

Diario de Mestalla, year two

  Parece que fue ayer cuando arrancó la andadura semanal de desmenuzar bajo el microscopio la infinidad de situaciones y hechos bizarros que rodean a la actualidad valencianista. Ha pasado ya un año, sin embargo, y la ilusión de redactar cada jueves una pieza inusual, que...

‘La Clave Mendes’: del joven Cabanas al todopoderoso George

En pleno periodo estival, las últimas horas del ‘mercatto’ aseguran noches de insomnio y huellas dactilares desgastadas mientras los aficionados de medio mundo pulsan compulsivamente la tecla F5 de sus ordenadores, miran y remiran todos los recovecos de Twitter y buscan hasta la más insignificante...

Levante Masclets y los detalles de grandeza

  Acostumbrados a presenciar frivolidades puestas de relevancia a golpe de titular con gancho y poca 'chicha' en la presunta noticia, resulta reconfortante toparse de vez en cuando con historias que sí merecen la pena. Como suele ser habitual, hay que escarbar en los entresijos de...

Cambiar de aires (aka. “tú estás loco”)

Podría ser. Podría estar completamente loco, ido, como un cencerro, absolutamente majara. No es, ni mucho menos, mi sensación personal, pero tanta gente me lo ha repetido en las últimas semanas que quizá tengan parte de razón. Les explicas tus motivos, razonas, contextualizan. Te escuchan...