Cinco trucos para aprender inglés (sin darte cuenta)

ver_television

10 Sep Cinco trucos para aprender inglés (sin darte cuenta)

A lo largo de la historia, numerosas metodologías docentes han perseguido hasta la saciedad un objetivo que, sobre el papel, podría parecer una quimera: el aprendizaje, fijación y uso práctico de segundas lenguas (es decir, diferentes a la lengua materna) sin necesidad de un esfuerzo cognitivo consciente y prolongado a lo largo del tiempo. Ese “aprender idiomas sin estudiar” tan soñado por la mayoría de la población.

Resulta fundamental tomar en consideración, en lo que respecta a la enseñanza del inglés al alumno nacido en nuestro país que cuente con el español como lengua materna, los conceptos de ‘aprendizaje’ y ‘adquisición’, separados fundamentalmente por Krashen (1988) y que definiremos brevemente: el aprendizaje se lleva a cabo de forma consciente, reglada, voluntaria y formal (la gramática podría ser el ejemplo más evidente), mientras que la adquisición de un idioma obedece a un proceso inconsciente, aleatorio, involuntario y en el que se da prioridad al hecho comunicativo natural (por ejemplo, mediante una conversación). Según dicho autor, estimular los mecanismos que provocan la ‘adquisición’ de una lengua es una de las claves para consolidar su ‘aprendizaje’ de forma rápida, efectiva y natural.

¿Y cómo podemos estimular dichos mecanismos? Ahí van cinco ideas rápidas, sencillas y gratuitas:

1) MIRA. Comentaba un compañero hace unos días que “Juego de Tronos” ha hecho más por la enseñanza de la lengua inglesa que décadas de clases específicas y libros de texto. Los seguidores de la serie viven en un estado de ansia permanente, lo que les lleva a buscarse la vida a través de la Red y a obtener los episodios apenas horas después de su emisión EE.UU., saltándose de esta manera la ventana temporal correspondiente a su doblaje en castellano. Ahí entran en acción los subtítulos, única forma para muchos de estos fans de comprender los diálogos y la trama. En este contexto, y aunque la lectura de las palabras en español ocupa gran parte de los procesos mentales del espectador, los contextos, estructuras gramaticales, vocabulario o pronunciaciones van penetrando de forma lenta pero constante en su subconsciente. Por lo tanto, disfrutar de películas, series de televisión o videojuegos en versión original con subtítulos puede ser una buena manera de aumentar y consolidar el aprendizaje, particularmente en su vertiente de la expresión verbal. Un escalón superior implicaría el uso de subtítulos en inglés. El tercer paso y definitivo, indicado para niveles superiores de dominio de la lengua inglesa, consistiría en visualizar dicho material audiovisual sin la necesidad de emplear subtítulos.

2) LEE. Antes de que los libros de George R.R. Martin movilizasen a hordas de lectores a su biblioteca más próxima, J.K. Rowling ya hacía lo propio con su saga “Harry Potter”, responsable directo de un tremendo aumento de las ventas anuales de literatura en lengua inglesa en nuestro país. No hace falta recordar la locura a la hora de hacerse con ejemplares de cada nueva aventura en fechas en las que, como era lógico, la traducción al español iba a tardar todavía muchos meses en aterrizar en nuestro país. La lectura de material escrito no se circunscribe solamente al ámbito de la literatura: millones de niños aprendieron, en los años noventa, que ‘start’ significaba ‘empezar’ y ‘press’, ‘pulsa’, gracias a la pantalla de inicio de cualquier videojuego. La cartelería en los aeropuertos o estaciones de tren está repleta de palabras en inglés, así como cualquier museo o lugar de interés. Incluso en un simple manual de instrucciones hay vocabulario y expresiones útiles que, además, conviven ‘puerta con puerta’ con su correspondiente traducción al castellano. A la vuelta de cada esquina existe una oportunidad para ampliar inconscientemente nuestros conocimientos sobre gramática y vocabulario en inglés. Por no hablar de la herramienta más trascendental de la historia: Internet y sus millones de páginas web escritas en la lengua de Shakespeare.

3) ESCUCHA. El ser humano siempre ha gozado de una relación privilegiada con la música, que ha perdurado a lo largo de décadas y estilos diferentes. En nuestro país, la progresiva entrada de material y canciones extranjeras en los años cincuenta y sesenta se tradujo en innumerables melodías y estribillos que, además, ampliaban nuestros conocimientos lingüísticos. Pop, rock, soul, rythm & blues, funk, grunge… Estilos y grupos de cabecera que llevan décadas introduciendo palabras sueltas en el vocabulario del día a día. Presta atención a tu canción inglesa favorita. ¿Te sabes su letra? ¿Y conoces su significado? Un reproductor de MP3, tus auriculares y un poco de concentración es lo único que necesitas para disfrutar de tus grupos predilectos y, al mismo tiempo, mejorar tus habilidades en las áreas de comprensión auditiva, construcciones gramaticales, vocabulario y, cómo no, la pronunciación.

4) PIENSA. Establecer pautas de pensamiento que inviten al descubrimiento es tan fácil como hacerse preguntas en voz baja. “¿Cómo será esta palabra en inglés?” “¿Cómo se escribe?” “¿La estaré pronunciando correctamente?” “¿Y esta expresión?” “¿Tiene este refrán un equivalente en Inglaterra?” Piensa en la nueva lengua que tratas de conocer como un gigantesco puzle en el que descubres a diario nuevas piezas que colocar. Saca tu curiosidad a relucir. Como siempre, se trata de una cuestión muy íntima y personal: cuanto más ‘trabajes’ esta faceta interna, mejores resultados obtendrás.

5) MECANIZA. Incorpora todas las ideas expuestas anteriormente a tu rutina diaria. Aprovecha para escuchar música en inglés en el metro de camino al trabajo. Cuando te sientes ante el televisor, recuerda que una de las ventajas de la TDT permite escoger la versión original de películas o series con sus correspondientes subtítulos. Aprovecha las redes sociales para hacer ‘follow’ a cuentas y personas que empleen el inglés como lengua principal. Descarga aplicaciones en tu teléfono que te permitan traducir al instante palabras en castellano a otro idioma. Utiliza tus avances y progresos para motivarte a seguir explorando. En definitiva, deja que tu instinto –tu propio subconsciente- se convierta en tu principal guía para un aprendizaje natural y adaptado a tu nivel.

¿TE GUSTARÍA CONOCER MÁS CONSEJOS PARA MEJORAR RÁPIDAMENTE TU NIVEL DE INGLÉS? AQUÍ PODEMOS AYUDARTE.

Foto: New York Times

Tags:
Sin comentarios

Publicar un comentario