La Era de Ultrón: el villano era el ‘hype’

03 May La Era de Ultrón: el villano era el ‘hype’

La Era de Ultrón

 

¿Se nos ha ido de las manos el ‘hype’?

No me malinterpreten: “Los Vengadores: La Era de Ultrón” es una película entretenidísima. Dos horas y media de festín visual salpimentado con escenas intimistas y la obligatoria disertación esporádica para hacer avanzar la trama. Pero, tras el primer visionado, uno sale del cine con un cierto regusto agridulce.

La segunda vez, ya con menos expectativas y en versión original subtitulada (fundamental para no perderse a un James Spader que retoza y se regodea oralmente en su papel de villano de la función), la sensación fue mucho más placentera.

El cine y la industria han cambiado una barbaridad en los tres años que han pasado desde la original “Los Vengadores”. Un film que consolidó el fenómeno de los superhéroes y confirmó como válida y certera la estrategia de Marvel, capitaneada por el productor Kevin Feige, de ir dejando pequeños ‘easter-eggs’ diseminados por todas las películas de la Fase 1 (“Iron Man”, “Iron Man 2”, “El Increíble Hulk”, “Thor” y “Capitan América: El Primer Vengador”) en pos de la construcción de los cimientos para la cinta que, ahora sí, juntaría a Los Héroes Más Poderosos de la Tierra frente al villano Loki. El pelotazo fue espectacular: la película de Joss Whedon recaudó 1.518 millones de dólares, convirtiéndose en la tercera más taquillera de todos los tiempos tras los pasos de “Avatar” y “Titanic”.

El público parece respaldar de nuevo la propuesta de Marvel: en apenas doce días de exhibición, “La Era de Ultrón” ha amasado 627 millones de dólares a nivel mundial. Doce días. Y ni siquiera se ha estrenado todavía en China, el segundo mercado más importante. En España, el puente de mayo ha ayudado a que recaude 4,3 millones de euros en cuatro días, de nuevo cifras absolutamente increíbles.

Y, pese a todo ello… el problema de fondo persiste. Y sólo se acentuará de ahora en adelante.

Se acabó la era en la que una película era una historia contenida, dividida en los tres actos clásicos del planteamiento, nudo y desenlace. La creación del Universo Cinemático Marvel en la última década ha provocado, al igual que sucede en los comics, que el concepto de “continuidad” sea para los cineastas casi igual de importante que la actuación, el encuadre, la iluminación, la fotografía o los efectos especiales. Las películas de superhéroes nacen, por tanto, con el triple reto de constituir una unidad de sentido en si mismas, aportar al tiempo un “pay-off” o resolución satisfactoria a las tramas iniciadas en filmes anteriores y, además, colocar los fundamentos de nuevos arcos o hilos argumentales que seguirán en filmes subsiguientes.

Sumemos a eso que, desde la adquisición de Lucasfilm por parte de Disney, la Casa de Mickey Mouse ha iniciado un camino hacia la dominación mundial del entretenimiento basado en la planificación a largo plazo: todo está medido, calculado y puesto a conciencia en un mapa temporal que nos llevará, en los próximos diez años, a disfrutar de una nueva trilogía de “Star Wars”, sus correspondientes ‘spin-offs’ y no menos de quince películas de superhéroes Marvel. Todas ellas, a falta de guión, director, actores, etc. ya tienen algo claro: su fecha de estreno y su título.

Y eso, por desgracia, hace mucho daño a “La Era de Ultrón”.

 

Hulkbuster

 

Es algo triste salir de la sala con la sensación de que se trata de una cinta de transición, un acto intermedio para algo más grande que está por venir. A saber, la famosa “Guerra del Infinito”, una de las historias clásicas de la Marvel noventera. Ya sabemos que “Los Vengadores: La Guerra del Infinito” se estrenará en dos partes en mayo de 2018 y de 2019. Ya sabemos que el villano principal será Thanos, el Titán Loco, cuyo papel hasta el momento se ha visto reducido a un cameo en los créditos de “Los Vengadores” y a un par de escenas en “Guardianes de la Galaxia”. Ya sabemos que nuestros héroes las pasarán canutas, y que habrá al menos un par de muertes en la familia.

Sabemos ya tantas cosas de una película a estrenar dentro de tres años que, evidentemente, le resta trascendencia al argumento de “La Era de Ultrón”, más pendiente de ir introduciendo conflictos a resolver en futuros filmes: particularmente obvios aquellos que centrarán la trama de “Capitán América: Guerra Civil”, con el enfrentamiento entre Tony Stark y Steve Rogers; y “Pantera Negra”, dado que parte del filme transcurre en la región de Wakanda, donde mora el superhéroe africano.

Con todo, es difícil no pasar dos horas y media de diversión con el último trabajo de Joss Whedon, quien de nuevo muestra su habilidad para hacer malabares con más de una docena de personajes principales, varios villanos, un par de sorpresas inesperadas en el tramo final y también diálogos punzantes que descubren el sentido del humor subyacente que siempre trata de aplicar a sus obras. Si bien el tono es mucho más oscuro y sombrío que la multicolor “Los Vengadores”, en ningún momento entra en el ‘territorio Nolan’ de tristeza y desesperación.

Sin ‘spoilers’, ahí va una pequeña lista. La armadura ‘Hulkbuster’ de Iron Man. El protagonismo inesperado para Ojo de Halcón, quizá el personaje mejor dibujado del filme. La voz de Spader en la versión original. Mjollnir y quién es digno de empuñarlo. La pelea de egos entre Stark y Thor a raiz de sus respectivas parejas en pantalla. Cameos, cameos y más cameos del resto de personajes del UCM. La Visión. Los Maximoff, algo desaprovechados. Superhéroes salvando a civiles, algo de lo que Superman se olvidó en “El Hombre de Acero”. Ramón Langa prestando sus cuerdas vocales a Andy Serkis. La escena en los créditos, un pequeño aperitivo de lo que está por venir.

En resumen, un ‘blockbuster’ de manual que hará cifras en taquilla similares a su predecesora. Pero ni mucho menos cambiará las reglas del juego como lo hizo en 2012. Por aquel entonces, el ‘hype’ todavía tenía un principio y un final, una vez se estrenaba la película. Entonces, decidías si colmaba o no tus expectativas. En esta era de continuidad entre películas, en la que el concepto de secuela ha dejado paso a las “entregas” de cine superheroico, la expectación y las ganas no pueden mantenerse altas en todo momento. Es imposible. Se acabó el ‘hype’ tal y como lo conocemos.

Españoles, el ‘hype’ ha muerto.

 

Avengers Age of Ultrón

 

Tags:
Sin comentarios

Publicar un comentario